lunes, 14 de febrero de 2011

EL PROBLEMA DEL PARADERO DE LA AVENIDA CANADÁ

        El 2009 constaté que nuestros alumnos enfrentaban un serio problema en los paraderos donde tomaban los carros que los llevarían a sus casas.  Las líneas no los querían recoger pues aducían que los alumnos les creaban problemas.  Las líneas en mención eran La Chama, la 08 y la 10; las tres llevan a San Juan de Lurigancho.
        Lo concreto es que los alumnos que integran las pandillas escolares correspondientes a las líneas en mención, se han convertido en un serio problema ya que por lo general lo que hacen es "hacer hora" y esperar a que pasen esas líneas con alumnos de la I.E. Alfonso Ugarte para tirárles piedras.  Esto particularmente es terrible ya que los alumnos, estimulados por sus rencores, tiran "a matar" y no les importa a quién hieran; ya han habido casos en los que los usuarios han salido heridos y con cortes por los vidrios rotos. Las unidades, ante esto, optan por no recogerlos pues el hacerlo ocasionaría que más adelante ellos sufran agresiones por parte de otros colegios (Alfonso Ugarte, Pedro Labarthe, Paz Soldán) que los esperan en los paraderos de México, Acho y Metro de San Juan de Lurigancho, y claro, son sus lunas las perjudicadas.

En esta foto se observan vidrios rotos después de un ataque en el paradero de Canadá.

        Esta actitud de las líneas de no recibirlos perjudica a los alumnos y alumnas que no se encuentran inmersos en esos actos vandálicos.  He podido observar que a veces se quedan hasta un par de horas y no resuelven su problema de movilidad.
        Además de esto, los mismos alumnos que evidencian conductas de alto riesgo, cuando ya se cansan de estar en el paradero, o cuando quieren trasladarse a otro campo de pelea, aprovechando que las líneas están detenidas por el semáforo, fuerzan la puerta trasera para ingresar y de paso evitan pagar su respectivo pasaje.  Yo mismo he tenido que intervenir para pedirles que no hagan eso pues es peligroso y además los pone en situación de desprestigio ante la comunidad.  Las veces que hemos tenido apoyo de la policía para que puedan ser recibidos por las líneas, la verdad es que no ha habido mayor éxito.
        Cuando decidí ir al paradero, una de mis intenciones era interceder ante los choferes para que recibieran a los alumnos, pero tampoco tuve éxito.  Se resistían a llevarlos y eran claros en decir por qué no los recibían.  Si alguna vez tuve éxito fue cuando con mi celular filmaba a las líneas y estas se sentían presionadas.
       
video

        Al presente, el problema subsiste y las autoridades nada han podido hacer para solucionarlo.  Ante esto los alumnos (los tranquilos y los que están inmersos en conductas de riesgo) han tenido que buscar maneras de superar esta situación.  Lamentablemente los que integran las pandillas escolares han optado por hacer suya la línea 23A, además de ir al puente méxico donde los enfrentamientos con otros colegios continuan.

2 comentarios:

  1. Ese no es la forma de abordar un vehiculo,en plena pista, el carro debe estacionarse cerca a la vereda, hay solo veo negligencia y aumenta el riesgo de un accidente de trafico

    ResponderEliminar
  2. yo creo que acerca de este tema se debe hablar con las autoridades por que no es posible que los choferes de transpote publico no puedan aceptar a escolares.que indignante!

    COILA AQUINO CRISTIAN E-6 = 5F

    ResponderEliminar